A Coruña, lugar con encanto: FARO DE FINISTERRE (en gallego Faro de Fisterra)

Este lugar mágico es lo que se conoce el final REAL del camino de Santiago, no sólo es conseguir el título del Jubileo en Santiago de Compostela y abrazar al santo dentro de la catedral en la plaza del Obradoiro, es llegar hasta aquí y hacer lo que manda la tradición.

Hay que visitar la iglesia de Nuestra Señora de las Arenas, donde se ubica O Cristo da Barba Dourada, el Santo Cristo de Finisterre. Quemar las ropas del Camino, bañarse en el mar, tomar una concha de vieira y una vez cumplida la tradición, pueden volver a sus lugares de origen como «personas nuevas» porque han «vuelto a nacer».

Fisterra o Faro de Finisterre (se encuentra en la peligrosa «Costa da morte» (costa de la muerte)) también es conocido como el fin del mundo o «finis terrae» (fin de la Tierra) para los antiguos colonizadores romanos. Según la historia, los romanos encontraron en el Monte del Cabo Finisterre un altar al sol (Ara Solis). Asombrados, contemplaron cómo al final de día el astro rey era devorado por el mar en la raya del horizonte, mientras que una llamarada de fuego brotaba de las aguas. Tan fascinados como aterrados, concluyeron que no podían hallarse en otro lugar que no fuera el final de la Tierra. Así, a este brazo de roca que se adentraba en el océano azotado por las olas y el huracanado viento del Atlántico, lo llamaron Finisterre.

Actualmente el cabo de Finisterre es el faro más occidental de Galicia y además marca el kilómetro cero del Camino de Santiago (el final de la ruta). Este faro de 143 metros de altura, lleva existiendo desde el año 1853.

Para llegar a este faro se puede ir andando (está a unos 3 kilómetros del pueblo) o en coche. La carretera que lleva hasta el faro va bordeando el mar y ya desde lejos se puede ver el camino al faro. Hay diversos miradores y las calas son preciosas.

Al llegar arriba, hay una pequeña zona para aparcar, no hay pérdida porque siempre hay turismo por ahí y luego se sigue andando.
Está formado por tres edificios, la primera de ellas es la Torre desde la que cada cinco segundos se emitía un destello que tiene un alcance de tiempo ordinario de 31 millas marinas. Actualmente es un museo.
El segundo edificio es la Sirena y se encuentra anexo al faro y funcionaba en los días de niebla cuando esta impedía la visibilidad del faro.
Y por último está el Semáforo que antiguamente emitía señales para la marina, pero que hoy en día es un hotel rural.


El faro está rodeado por un muro pero está vallado. En su lateral derecho hay una roca con la figura del una bota de peregrino (representa la valentía de todos los peregrinos que deciden caminar las decenas de kilómetros) en hierro y en su zona trasera se puede ver el cruceiro (símbolo de la fe) con las cenizas de la ropa de los peregrinos y un poco más abajo una torre donde hay ropa colgada (aquí es donde  los peregrinos hacen su ritual de purificación que es quemar sus ropas para así regresar a sus hogares cuando ha terminado la ruta).


Además hay un pequeño local turístico con baños, estos son gratis y están muy limpios. Pero no suele haber papel higiénico, si lo quieres o lo necesitas lo debes comprar.


Da igual en la época que se vaya, es un sitio hermoso, se puede disfrutar de unas puestas de sol espectaculares y está lleno de historia.

Os dejo un pequeño vídeo documental:

Gracias por leerme.

Espero que os guste,

😘😘

A Coruña, lugar con encanto: SANTUARIO DE SAN ANDRES DE TEIXIDO (Régoa, Sierra de Capelada)

Esta aldea y su Santuario son conocidos como San Andrés de Â«Lonxe» (lejos) o San Andrés Â«do cabo do mundo» (del cabo del mundo) ya que están situados muy cerca del punto más septentrional de la península.

Se encuentra a 12 kilómetros de Cedeira (el 28 y 29 de Julio se celebra la «Festa do Percebe» (mi marisco preferido 😋😋)) .

En el camino de Cedeira a esta aldea se circula por la Sierra de A Capelada (en estos pastos se pueden ver caballos «salvajes» (llamados «bestas»)) .

El domingo más cercano al 1 de Julio se celebra la feria «la Rapa das Bestas» (un rito que consiste en marcar a fuego y «rapar» las crines de las reses (que luego se aprovechan con fines industriales)).

La ceremonia se celebra en el llamado «curro», recinto donde se acorrala a los caballos. Los animales más jóvenes recuperan la libertad tras la feria.

Es recomendable llegar a San Andrés desde Cedeira dirección Cariño, siguiendo el sentido de la peregrinación, y así parar en los miradores de Chan os Cadris desde donde la vista resulta espectacular.

Se puede llegar también andando pero estamos hablando de 18 kilómetros sólo ida (Ruta Dos Peiraos).

En el Mirador de Chao do Monte, desde casi 400 m de altura, gozamos de una vista espectacular de los acantilados.

Como se indica en el vídeo: Los acantilados de Herbeira, de Vixía de Herbeira o de San Andrés de Teixido, son los acantilados de mayor cota sobre el nivel del mar de la Europa continental, superando los 600 metros de altura, y los cuartos de Europa si incluimos las islas.

Os dejo sus coordenadas GPS:

43° 42′ 31″ N, 7° 59′ 3″ W

Es el segundo santuario tras la catedral de Santiago de Compostela mas importante de Galicia. Se considera la «meca de los gallegos» 🤣. Un famoso refran afirma que «A San Andrés va de muerto quien no fue de vivo».

El templo tiene su origen en siglo XII, cuando ya había noticias de un monasterio en el lugar, aunque la iglesia data de los siglos XVI y XVII y de estilo gótico-barroco de tipología marinera.

Hay un montón de leyendas vinculadas a este lugar, os cuento algunas:

*Los celtas creían que venían del Otro Mundo, un lugar más allá de las aguas y que al morir volverían a él. La tradición cuenta que muchas almas en pena viajan por Galicia formando parte de la Santa Compaña y que vienen a Teixido a encontrar la puerta que
nos conduce al más allá, atravesando las bravas aguas que se pelean contra las rocas de los acantilados, la puerta que separa la vida de la otra vida.

*Otra leyenda cuenta que el Santuario fue creado por Dios para compensar la
tristeza que sentía San Andrés al ver que todos los peregrinos dirigían sus pasos hacia
Santiago. San Andrés, uno de los doce apóstoles, llegó navegando hasta los acantilados de la zona en donde volcó su embarcación, quedando ésta convertida en una gran piedra que ahora tiene el nombre de «La barca de San Andrés». La leyenda dice que nadie le prestó ayuda, pero Dios le hizo una concesión: «ve tranquilo Andrés, pues no has de ser menos que Santiago (por Santiago de Compostela). Desde hoy, prometo que nadie ha de entrar en el Reino de los Cielos sin antes haberte visitado. Y si no lo hiciera en vida, tendrá que acudir de muerto«.

Sea por el motivo que sea es tradición hacer la romería en vida llevando una piedra que se deposita en uno de los «amilladoiros» (montículos de piedras) de la zona. 

Una vez en el santuario hay que respetar varias tradiciones: la primera, comprar una colección de «sanandresiños» o «Sanandreses» (son figuras realizadas artesanalmente con miga de pan endurecida y pintadas con vivos colores (rojo, amarillo y azul), que hacen referencia a la vida del santo, como la mano (a veces se sustituye por una paloma de la paz), una sardina en honor a la profesión del santo, una flor de pensamiento, un pescador o la figura del mismo San Andrés y una barca).

Al ser un lugar tan turístico, hay por supuesto tiendas, en ellas encontrarás el «significado» de los Sanandreses:

+La Mano: suerte en el amor y la amistad

+El Pez: suerte para el trabajo

+La Barca: para los viajes, la casa y los negocios

+El Santo: por la salud física y mental y la buena convivencia.

+El Pensamiento: por los estudios, las pruebas y el buen sentido. Contra envidias y maleficios

Cuando hayas adquirido la colección toca entrar en la ermita y rogar la bendición del santo.

Después, rumbo a la fuente del santo donde, se cuenta,  quien lava sus verrugas en los tres caños las perderá para siempre.

Y en los últimos años, ha proliferado la costumbre de colgar los paños que se utilizan para aplicarse el agua de la fuente. Paños colgados que dan al paisaje un aspecto realmente peculiar 😱. Los lugareños tratan de erradicarlos.

Tras beber en la fuente (todo el mundo lo hace a pesar de que figura escrito agua no potable 😱) hay que bajar hasta la orilla del mar en busca de la «herba namoradeira»  o clavel marino (hierba de enamorar) y los â€œxuncos de ben parir”, (juncos del buen parir). Son estas plantas «mágicas» 🤔 que ayudan conquistar amores (la primera) y a mitigar los dolores de las parturientas (las segundas).

Luego hay que volver al santuario con el ramo (consiste en una vara de avellano, una rama de tejo, herba de enamorar y los Sanandreses) y  deuda saldada.

Es común encontrar en el camino “milladoiros” , montículos de piedras acumulados durante siglos por los peregrinos, creyendo que estas piedras serán las que, en el Juicio final, contarán qué almas visitaron San Andrés de Teixido en vida.

Aunque depositar piedras en montículos es costumbre de caminantes en todo el mundo, se considera que los milladoiros de Teixido tienen peculiaridades que los hace únicos en el mundo.

Os dejo un vídeo:

Gracias por leerme.

Espero que os guste,

😘😘